Notice: Trying to get property 'user_login' of non-object in /customers/7/2/a/exitodesdecasa.es/httpd.www/karatbars/wp-content/plugins/wordpress-seo/frontend/schema/class-schema-utils.php on line 26

EL ORO ES DINERO, Y NADA MAS…

el-oro-es-dinero

¿Qué quiso decir JP Morgan en 1912 con la frase “El oro es dinero, y nada más”?

El siguiente intercambio de preguntas y respuestas tuvo lugar el 18 de diciembre 1912, cuando JP Morgan, el financiero y banquero estadounidense más influyente de su tiempo, fue llamado a declarar ante el Congreso de los Estados Unidos.

El congresista señor Untermyer preguntaba:

Quiero hacerle un par de preguntas que llevan sobre el tema que ha tocado esta mañana, en cuanto al control del dinero. El control del crédito implica un control del dinero, ¿no es así?

Señor Morgan:

¿Un control del crédito? No.

Señor Untermyer:

Pero la base de la banca es el crédito, ¿no es así?

Señor Morgan:

No siempre. Eso [de crédito] es una evidencia de la banca, pero [de crédito] no es el dinero en sí mismo. “Gold is Money. Everithing else is credit”.  El oro es dinero. Todo lo demás es crédito.

jp-morgan-gold-is-money

Samuel Untermeyer era abogado jefe del Subcomité de la Cámara y Comité de Banca y Moneda del Congreso de los Estados Unidos, que se formó para investigar la influencia de los banqueros y los financieros de Wall Street sobre el dinero y el crédito de la nación norteamericana. Untermeyer estaba tratando de determinar si existió un “dinero de confianza” que controlaba las empresas estadounidenses y las finanzas y si el señor Morgan era parte de ese control.

El intercambio de pregunta-respuesta anterior es sólo una pequeña parte de más de tres horas de testimonio del señor Morgan, pero es la parte más reveladora de su discusión sobre el dinero, del que se da con frecuencia un punto que hoy en día no entiende mucha gente sobre cómo el señor Morgan expresó de manera tan precisa y sucinta lo de “El oro es dinero, y nada más”.

Es de destacar que, a menudo, se lee mal la cita por haber dicho “el oro es dinero, y nada más”. Está claro que el señor   Morgan expuso una definición de dinero de una manera que no es familiar y por lo tanto desconcertante para la mente moderna, por lo que la cita está frecuentemente alterada, ya sea consciente o no, para que sea comprensible hoy. Sin duda aún más confuso y tal vez un poco chocante para la mente moderna, el señor Morgan – que un siglo después sigue siendo una figura histórica preeminente en las finanzas estadounidenses – no dijo que “el dinero es el dólar”; sino que remarcó que “es sólo el oro y nada más”.

Tampoco el señor Morgan definió qué es el oro. Su declaración simplemente puso de relieve cómo se utiliza el oro, no lo que se puede definir como un elemento natural y el número 79 en la tabla periódica.

Sin embargo, hay mucho más respecto a las palabras del señor   Morgan, y de hecho, tanto las respuestas a las preguntas del señor Untermyer. Un análisis más profundo revela lo que el señor   Morgan y todos los demás que escucharon su testimonio, entendieron lo que eran el dinero y el crédito. Si ellos no tuvieron una comprensión clara, habrían pedido al señor Morgan que explicara su definición de dinero. Pero no se pidieron tales aclaraciones.

JP Morgan estaba revelando la naturaleza esencial del proceso mediante el cual a las personas se les paga por su trabajo, que a su vez es la columna vertebral de nuestra sociedad capitalista. El dinero proviene del proceso de mercado, no del gobierno.

El dinero existe como cualquier otro bien y servicio. Todos ellos son el resultado del trabajo diligente aplicado a una tarea completada en el tiempo para producir un resultado útil. Un agricultor produce alimentos, un constructor una casa, un fabricante un coche, y así sucesivamente. Todos estos artículos son productos útiles. Del mismo modo, los servicios útiles son proporcionados por el corte de pelo del peluquero, un camarero que sirve una bebida o alimento, etc., y para hacer frente a la observación del señor Morgan, un minero de oro gasta tiempo y trabajo para producir un bien útil al que llamamos dinero.

Por su parte, los banqueros, en marcado contraste, producen sustitutos monetarios denominados dólares, euros, francos, libras, etc., pero al igual que los edulcorantes artificiales no son azúcar, los sustitutivos del dinero no son dinero. Estas monedas son forzadas a la circulación por las leyes de curso legal, que forzosamente han desplazado en gran medida la circulación de oro como moneda. El resultado desafortunado es que las características y atributos inherentes del oro se han convertido en poco familiar para muchos de los que entonces dejaron de reconocer la verdadera naturaleza del oro y su utilidad.

Las monedas nacionales, como el dólar, el euro, el franco, la libra y el resto se basan en el crédito, y la mano de obra que no se gasten. En consecuencia, pueden ser mejor descritas como “la deuda en moneda”, un término acorde a propósito elegido para expresar su verdadera naturaleza, al revelar su dependencia total y completa sobre el crédito.

Un talentoso, trabajador y honesto individuo tendrá más capacidad de pedir prestado un crédito que uno sin estas cualidades, y el crédito puede ser útil. Con el crédito hoy  se puede obtener bienes y servicios en base a la confianza que el pago por ellos se hará en el futuro por el trabajo de la persona que utiliza el crédito.

Del mismo modo, los bancos conceden préstamos en la expectativa – y esperanza – de que el trabajo producirá en el futuro para pagar el préstamo. Así que uno puede tomar prestada una deuda en divisas de un banco en la confianza de que será pagado. Pero a veces esa confianza se ha roto. No todas las promesas se cumplen, por lo que el crédito implica la incertidumbre de reembolso y establece claramente una diferencia fundamental en el riesgo entre el dinero y la deuda en moneda.

Toda deuda-moneda tiene el riesgo de contraparte, pero el oro no. La razón es simple. Deudas-monedas son activos financieros. Ellas no son tangibles, ni su valor derivado del trabajo invertido. Más precisamente, son pasivos de los bancos, y como cualquier contable sabe, son los activos de un banco – y no su pasivo – los que tienen valor.

La deuda en moneda está respaldada por crédito, específicamente así son los préstamos en los balances bancarios. Si estos préstamos no se pagan, la capacidad del banco para cumplir con sus obligaciones de deuda – en moneda del banco – se ve impedida, lo que afecta negativamente a la deuda en moneda de ese banco. En caso de que los incumplimientos de préstamos sean lo suficientemente grandes, éstos pueden conducir a los desajustes bancarios y, en última instancia, la quiebra de esos bancos.

JPMorgan

De ahí que el señor Morgan explicara al señor Untermyer, que el crédito no es dinero. Por lo tanto, los dólares no son dinero, y apenas circulan como deuda en moneda en lugar de dinero. Esta realidad – que las monedas nacionales son pasivos de los bancos – explica por qué tienen el riesgo de contraparte, y más al punto, deja claro por qué el oro es dinero.

Cuando usted paga por un bien o un servicio con una moneda de oro, es un activo tangible, que es el producto del trabajo gastado – oro – que se intercambia por algo más de sustancia y valor que es también el producto de trabajo invertido, es decir, el bien o servicio que se compra. Con el oro, el intercambio se extingue en el momento en que el metal precioso cambia de manos, y este resultado contrasta con el dólar o cualquier otra deuda en moneda.

Cuando se utilizan dólares o cualquier otra moneda para la compra de un bien o un servicio, el intercambio no se extingue. Un elemento de la sustancia – el bien o servicio – está siendo cambiado por un crédito en forma de un dinero en circulación como sustituto de la deuda en moneda. El bien no se ha pagado porque el vendedor recibe los dólares que ahora tienen el riesgo de contraparte. El cambio no se extinguirá hasta que el vendedor cargue esos dólares a otra persona de alguna otra bolsa para la compra de un bien o servicio, el cual es el significado oculto del testimonio del señor Morgan que fue bien entendido en 1912, pero en menor medida hoy.

El dinero sólo puede pagar la compra de un bien o servicio. Sólo un activo tangible extingue un intercambio. El oro ha sido el dinero durante más de 5.000 años, aunque otros activos materiales se han utilizado de vez en cuando, en general, como una cuestión de conveniencia en circunstancias extraordinarias o de emergencia, o en el caso de la plata, para proporcionar moneda en pequeñas denominaciones para los intercambios de bajo valor .

Entonces, ¿cuál habría sido el resultado si la tierra se hubiera formado sin ningún oro? Parece lógico concluir que el dinero nunca habría surgido desde la Prehistoria, es decir, la economía de mercado nunca habría salido de la prehistoria tampoco.

Así que el oro es especial. Ha sido fundamental para el desarrollo de la civilización. Y el oro es único. Otros activos materiales se deterioran, empañan, se pudren, hasta acostumbrarse, agotan o desgastan y tarde o temprano desaparecerá, mientras que el oro se acumula y no desaparece. A excepción de la cantidad insignificante de oro perdido por la abrasión de monedas o de naufragios y tesoros enterrados que aún no se han localizado y recuperado, todo el oro extraído a lo largo de la historia todavía existe, ya sea fabricado en barras, monedas u otras formas.

A lo largo de la historia el oro ha sido extraído ya que se utilizaba como dinero. A pesar de que hoy en día el oro no circula como moneda tan ampliamente como lo hizo en 1912, sigue siendo dinero.

El testimonio del señor Morgan se produjo sólo varios años después del pánico de 1907 y el colapso de la Knickerbocker Trust Company, uno de los bancos más grandes en la ciudad de Nueva York en ese momento. Hemos visto desastres bancarios en las últimas décadas, pero estos han ocurrido dentro de un mundo en el que prevalece la deuda en moneda. Históricamente, los movimientos bancarios fueron impulsados por la necesidad de seguridad, o en otras palabras, para preservar la riqueza propia, evitando el riesgo de contraparte. La seguridad se logra mediante la conversión de las promesas fugaces y efímeras de la deuda en moneda en oro, el último refugio seguro.

Hay un antiguo dicho de que la sabiduría comienza llamando a las cosas por su nombre correcto. El señor Morgan escogió sus palabras en esa audiencia en el Congreso con precisión y de manera inteligente.

“El oro es dinero, y nada más”.

 Fuente Goldmoney

Manipulación en el mercado de oro: La estrategia del 1797% de rentabilidad acumulada en una década.

El oro ha sido durante años un mercado con alto grado de manipulación. Tradicionalmente el precio del oro para la apertura diaria se ha establecido en el London fixing (Gold Fix) y hasta 2004 era el banco Rothschild el encargado de llevar a cabo el fix. En la actualidad son varios los bancos que participan en el fixing diario del oro: Barclays,Bank of China,Goldman Sachs, HSBC Bank USA,JPMorgan Chase, Morgan Stanley, Societé Genéralé, Standard Chartered, Scotiabank, Toronto-Dominon Bank y UBS. Estos bancos se reúnen diariamente a efectos de consensuar y fijar el precio de apertura del oro.

 

Existe evidencia sobre la manipulación en el mercado de oro, así como en otros mercados de commodities. En abril de 2010 la CFTC (Commodity Futures Trading Commission) sancionó al hedge fund Moore Capital por manipular los futuros de platino y paladio a través de una estrategia llamada “banging the close”, la cual implica introducir órdenes en el mercado de una manera diseñada para inflar el precio de cierre, el cual es una referencia en muchos contratos de derivados. Dos veces al día se establecen los precios del oro a través de un proceso clandestino que hasta hace poco controlaban cinco bancos. El fixing que se hace de AM a PM se conoce como “overnight fixing”, mientras que el llevado a cabo de PM a AM se conoce como “intraday fixing”. Prácticamente el 90% del volumen de oro se mueve durante la sesión intradiaria.

 

Al margen de la sanción de la CFTC a Moore Capital, existen más evidencias jurídicas que reflejan la manipulación que ha sufrido el mercado del oro, entre ellas, la última es una demanda interpuesta por inversores canadienses ante la corte suprema de Ontairo con el objeto de reclamar una indemnización de 1 billón de dólares a efectos de reparar los perjuicios económicos que dicha manipulación haya podido generar a los inversores. Veamos en que consiste la estrategia utilizaban para estabilizar el precio del oro, así como la rentabilidad que dicha estrategia reportaba a las entidades y traders involucrados en dicha manipulación.

La estrategia consiste en lo siguiente: cada día, en la apertura de mercado hay que ponerse corto de oro (apostar a la baja) y cuando cierre el mercado (sesión overnight) hay que ponerse largo (comprar oro). Esta estrategia ha generado retornos anualizados del 43.15% desde el año 2001 hasta el año 2012. La rentabilidad desde el año 2009 hasta el 2012 fue del 64.4% anualizado. Por el contrario, comprar oro durante la sesión de PM a AM ha generado minusvalías del -70%. Comprar y mantener oro desde el 2001 hasta 2012 generó plusvalías del 590%. La estrategia que aquí se comparte generó una rentabilidad acumulada del 1797% en el mismo periodo de tiempo. En los gráficos se muestra el beneficio obtenido en caso de comprar oro en sesión intradiaria, vender en sesión intradiaria, comprar oro en sesión overnight y, simultaneamente, comprar en sesión intradiaria y vender en la sesión overnight.

 

En la actualidad muchos de los bancos que participaron en la manipulación están siendo investigados y enjuiciados, inculpándose unos a otros a cambio de reducciones de condena y pagando millonarias multas por la infracción. Cabe destacar que desde que se hizo pública la estrategia y el escandalo saltó a la palestra la estrategia dejó de ser rentable, lo cual tiene sentido dado que los bancos han cesado de manipular el oro al menos de esa forma (con esa estrategia).

 

rankia.com

DIEZ MOTIVOS DE SENTIDO COMÚN.

10 Razones Por Las Cuales Debemos Comprar Oro y Plata

10razones1

Como Mike Maloney ha dicho muchas veces antes, la crisis económica de 2008 fue sólo un bache en el camino hacia el evento principal. Él cree que antes del final de esta década habrá una crisis económica tan grande que eclipsará el crack del 29 y la Gran Depresión posterior.

Como señala Maloney, «la mejor inversión que tendrá que realizar en su vida es su propia educación financiera».

Me ha parecido interesante traducir este artículo en el que Mike Maloney explica las 10 principales razones para comprar oro y plata en orden descendente. Como es muy extenso, he procurado resumirlo dejando lo más importante..

Esta es mi traducción libre resumida…



10.- Las divisas de todo el mundo son fiat y las monedas fiat siempre acaban valiendo cero.

El 99,9 % de la población mundial no es consciente de que ya no usamos dinero…, usamos las monedas nacionales «fiat «.

¿Qué es una moneda fiduciaria (fiat)?

Las monedas fiduciarias se basan en la fe.

Son monedas nacionales que no están respaldadas por nada de valor como el oro, sino que el Gobierno declara que tienen un valor y, mientras la gente siga creyendo en ellas, las aceptan… por un tiempo.

Pero aquí está la cosa, ha habido miles y miles de monedas fiduciarias a lo largo de la historia, y todas han fracasado. El 100% de ellas sin excepciones.

Pero en esta ocasión hay una gran diferencia. Desde 1971, por primera vez en la historia, todas las monedas del mundo son fiduciarias simultáneamente.

Recuerda esto mientras analizamos las 10 razones: todas las monedas FIAT fallan.

9.- El estado actual de la economía global.

En mi libro, «Guía para Invertir en Oro y Plata y los secretos ocultos de dinero«, (lo tienes disponible en el Centro de Apoyo para poder leerlo en formato digital .epub en la sección «Descargas»), se muestra cómo las sociedades han oscilado desde el dinero de calidad a la cantidad de moneda.

En un principio, la cantidad de moneda tomó la forma de moneda envilecida (monedas de oro o plata que se habían diluido mediante la adición de metales básicos baratos y abundantes, como el cobre).

A continuación, tomó la forma engañosa de las monedas nacionales, que fueron inicialmente respaldadas por el dinero, es decir, los certificados en oro o plata.

Una vez que estos se habían establecido, los gobiernos cambiaban las leyes, básicamente hacían fraude de ley para imprimir monedas sobre metales que no existían.

El siguiente paso consistió en cortar la conexión entre el dinero y las monedas por completo.

Antes, cuando se utilizaba el oro como dinero real, se equilibraban automáticamente todas las economías.

Cuando un país experimentaba un auge económico se importaban productos baratos procedentes de países con economías deprimidas y salarios más bajos.

Los flujos de salida de oro del país causaban una deflación, un enfriamiento de la economía, mientras que en los países que experimentaban las entradas de oro se producía un auge, haciendo que se encareciera la mano de obra, que a su vez haría que los precios de sus productos subieran

Esto significaba que los desequilibrios comerciales siempre se reequilibraban de forma automática.

El gasto del gobierno estaba limitado.

Si un gobierno quería gastar más de sus ingresos (gasto deficitario) tenía que pedir prestado oro del sector privado.

Si el gobierno pedía prestado demasiado oro, los intereses subían, lo que a su vez frenaba la economía, que a su vez hacía que los ingresos fiscales cayeran.

Esto significaba menos ingresos para el gobierno, lo cual a su vez haría que el gobierno tuviera que reducir el gasto.

Pero el sistema monetario mundial en el que vivimos hoy en día, que está basado en la deuda, ha permitido que el gasto deficitario, los desequilibrios comerciales y las burbujas persistan a niveles sin precedentes en toda la historia.

Nos encontramos en un territorio completamente desconocido. La burbuja de crédito/deuda y la burbuja de los derivados amenazan con acabar con la economía mundial.

La única comparación que podría hacer es tomar las grandes burbujas de la historia, multiplicarlas por un millón y hacerlas estallar todas al mismo tiempo

Amenaza con ser un holocausto nuclear financiero mundial y los únicos supervivientes serán los propietarios de oro y plata .

8.- Crisis de divisas / Nuevo Sistema Monetario Mundial.

Soy un firme creyente de que todo sucede en ondas y ciclos.

Así que, cuando comencé a escribir mi libro en 2005, metí todas las crisis financiera que pude identificar en una hoja de cálculo, a partir del inicio de los EE.UU., en busca de ciclos, y encontré algo muy dramático.

Había descubierto que cada 30 ó 40 años el mundo tiene un nuevo sistema monetario.

Desde ese día hasta hoy he estado diciendo a tanta gente como he podido que antes del final de esta década (antes de 2020), habrá una reunión de emergencia de los ministros de finanzas del G-20 para discutir a fondo un nuevo sistema monetario mundial.

Es normal. Ningún sistema monetario hecho por el hombre puede controlar todas las fuerzas de un mercado libre. Los sistemas envejecen…, se agrietan por las tensiones… Luego implosionan.

Hemos tenido cuatro sistemas monetarios diferentes en los últimos 100 años.

El sistema actual es el patrón dólar EE.UU.

Es un sistema viejo en vías de desaparición.

En la actualidad está desarrollando grietas por la tensión, y un día de estos implosionará.

Como he dicho, es normal.

Pero lo que es diferente esta vez es que los últimos tres movimientos eran pequeños pasos. Desde el pleno respaldo en oro, pasando por el respaldo parcial en oro, seguido por menos respaldo en oro, para finalizar sin ningún respaldo en oro.

En cada una de estas transiciones del sistema teníamos un componente que no podía fallar: el oro.

Esta vez será la transición de un sistema basado en algo que siempre falla: las monedas fiduciarias.

El componente clave de esta transición del patrón dólar EE.UU. en alguna nueva norma es, por supuesto, el dólar de EE.UU.

En el momento en que la reunión de emergencia se lleve a cabo, el dólar de EE.UU. estará en la fase final de la enfermedad terminal, conocida como insuficiencia fiat.

Pero el dólar de EE.UU. representa más de la mitad del valor de todas las monedas del mundo. Una crisis del dólar sería poner en duda todas las monedas fiduciarias, y el efecto en cascada de la pérdida de la fe puede hacer que el resto de ellas caigan como fichas de dominó.

Los banqueros centrales harían todo lo que se les ocurriese para mantener el juego fiat, pero cuando todo lo que intentasen no funcionase, mirarán alrededor y dirán: «Antes funcionó». Y una vez más, el péndulo volverá al dinero de calidad.

Los únicos beneficiarios de este evento serán el oro y la plata, y los que los posean.

7.- El oro y la plata vienen con una garantía del Banco Central.

Mi libro, dice Maloney, fue escrito entre 2005 y 2007. En él dije que habría una amenaza de deflación (esto se hizo realidad en la crisis de 2008) a la que Ben Bernanke reaccionó de forma exagerada con el helicóptero (esto se hizo realidad con los rescates y QEs), que deberían provocar una inflación (esto se hizo realidad cuando los mercados de valores y bienes raíces hincharon los precios).

A continuación habrá una verdadera deflación…, una contracción de la oferta monetaria.

Esto ocurrirá cuando las burbujas de crédito/deuda/bonos/moneda fiduciaria y los derivados comiencen a implosionar.

La reacción de los bancos centrales del mundo será imprimir hasta que la deflación ceda. Creo que esto va a causar una hiperinflación. Una hiperinflación no requiere que una nación imprima su moneda hasta el infinito…, sólo requiere una pérdida de fe.

Pero no hay que preocuparse, ya que, periódicamente, a lo largo de la historia, el oro se revaloriza en el mercado libre cuando la gente se apresura de nuevo a comprarlo como refugio. Entonces el oro hace un recuento de toda la moneda que se ha creado desde la última vez que se revalorizó. De este modo, su poder adquisitivo aumenta exponencialmente.

Siempre ha ocurrido esto… y creo que siempre lo hará.

6.- Todo lo demás son inversiones asustadizas.

Con unos factores realistas, las acciones han estado en una superburbuja durante más de una década, con las valoraciones y los rendimientos en la zona de peligro, mientras que los bonos están en las últimas etapas de un mercado alcista de 30 años y los bienes raíces sigue desinflándose de la mayor burbuja de la historia.

El Dr. Robert Shiller, de la Universidad de Yale, ha recopilado datos sobre el mercado de valores desde el año 1880. Su investigación concluye que la bolsa de valores ha estado en una burbuja desde 1998, y que la burbuja es mucho más grande y más exagerada que cualquier burbuja anterior, incluyendo la burbuja bursátil de los años 20, que llevó a la caída del 29.

Otras investigaciones muestran que la única razón por la que los mercados han llegado a estos niveles se debe al estímulo de la Reserva Federal.

¿Qué pasará si se quitan los estímulos?

No me gustaría estar invertido en acciones cuando finalmente se derrumben.

Así que el mercado de acciones, bonos y bienes raíces están en una burbuja o han estado en una burbuja en la última década.

El oro y la plata, sin embargo, no han estado en una burbuja durante más de 30 años, y desde mis parámetros todavía parecen estar a menos de la mitad de su recorrido alcista.

La siguiente gran burbuja será algún día en oro y plata … Es su turno.

5.- Psicología del mercado.

A menudo he dicho, nos dice Maloney, que los mercados y la economía son tanto psicológicos como cíclicos.

En realidad, nadie puede entender los mercados o la economía, pero se puede obtener una idea de lo que están a punto de hacer si entiendes lo que los conduce: la codicia y el miedo.

Y la parte más entretenida de la historia monetaria es el estudio de sus subproductos: manías, pánicos, burbujas y cracks

Al estudiarlos se aprende rápidamente el significado del viejo dicho «El toro sube las escaleras, pero el oso salta por la ventana.» Lo que significa es que se puede tardar años para crear una burbuja, pero sólo unos días o semanas para estallar. Esto se debe a que, cuando se trata de la codicia y el miedo… el miedo es, con mucho, la más poderosa emoción.

El oro y la plata son a veces las excepciones a esta regla, ya que pueden subir tan rápido como el rayo en estado de pánico.

En el mercado alcista del oro de los años 70 llevó nueve años para que el oro aumentará de $ 35 a $ 400, pero una vez que se desató el pánico de los dólares buscando un refugio seguro, el oro explotó al alza. En tan sólo 33 días de negociación el precio fue a más del doble, subiendo a 850 $.

En realidad, tan sólo un pequeño porcentaje de la población produjo la euforia en los años 70. Esta vez creo que va a ser todo el mundo.

¿A dónde crees que el oro y la plata subirán si estas razones, razones desde la 10 a la 6, llegan a pasar?

4.- Esta vez sí que es diferente.

En la década de 1970, el número de inversores en la China de Mao o la URSS era cero, y la mayoría del resto del mundo vivía en la pobreza extrema.

El precio del oro se fijó en dos grandes mercados, el London Bullion Market Association (LBMA) y el COMEX en los EE.UU. Por lo que sólo Norteamérica y el Oeste de Europa, el 10% de la población mundial, pudo participar en la carrera que multiplicó el precio del oro 24 veces, desde 35 $ a 850 $. Esta vez se trata de todo el mundo .

Cada país del planeta ha aumentado sus provisiones en moneda alrededor de 10 veces desde los 70, por lo que cada inversor potencial tiene 10 veces más monedas. Y dentro de cada población se ha producido el extraordinario desarrollo de la mentalidad de los inversores.

En los años 70 éramos un planeta de ahorradores, pero luego, cuando las naciones de todo el mundo abandonaron el oro y la plata como dinero y adoptaron la moneda fiduciaria, la inflación hizo estragos entre los ahorristas y gratificó a los inversores y especuladores.

Luego tuvimos la burbuja tecnológica de los 90 y todo el mundo se convirtió en un inversor en bolsa.

Después tuvimos las burbujas globales de bienes raíces y todo el mundo se convirtió en un inversionista en bienes raíces.

Desde hace más de 30 años el ahorro ha sido castigado, y la inversión y la especulación se han visto recompensadas.

El resultado es que hay muchas, muchas más personas que son propensas a invertir en oro y plata en esta ocasión.

El número es muy difícil, pero me imagino que estará entre el 10 y el 100…, posiblemente incluso hasta en 1.000 veces más personas con una mentalidad inversionista.

Recuerde que en las economías estatales (más de la mitad de la población mundial) no había inversionistas, y hoy en día China está en medio de una hiperburbuja inmobiliaria.

Así que tenemos 10 veces más población, cada una con 10 veces más monedas, y en alguna parte entre 10 y 1000 veces el número de personas con una mentalidad inversionista.

Eso supone entre 1.000 y 100.000 veces más divisas queriendo comprar oro y plata en esta ocasión.

Esta vez… es realmente diferente.

3.- El oro y la plata deberían tener un poder adquisitivo mucho mayor.

Hay un viejo mito que dice que, en la antigua Roma, con una onza de oro te podías vestir de pies a cabeza con una toga, sandalias y un cinturón, y que hoy un hombre todavía puede vestirse con un traje, zapatos, y un cinturón por el precio de una onza de oro. Afirman que esto siempre ha sido así.

Nada podría estar más lejos de la verdad.

Antes que la Reserva Federal fuese creada en 1913 se podía comprar un traje de hombre, zapatos y cinturón con una onza de oro, y el precio del oro era de 20,67 $ por onza, pero debido a la inflación, a finales de los locos años 20 no podía.

Al inicio de la gran depresión el oro todavía valía 20.67 $, pero debido a la deflación una vez más podías comprar el conjunto.

Luego, en 1934, se devaluó el dólar, el precio del oro subió a 35 $ y se podía comprar un exquisito traje, pero en 1970, con el oro a 35 $ por onza, podía sólo comprar los zapatos, pero sólo diez años después, cuando alcanzó los US 850 $, comprarías un traje de primera categoría, zapatos muy caros, y un gran cinturón.

Luego, en el año 2001, cuando el oro tocó fondo en 252 $, sólo podría comprar un traje de mala calidad, zapatos baratos y una correa de mala muerte.

Hoy en día hay muchas más cosas por persona, pero la misma cantidad de oro por persona que en la antigua Roma.

¿Entonces, no debería una onza de oro comprar muchas, muchas, muchas más cosas en la actualidad? Absolutamente, enfáticamente, sí…, debería.

Entonces, ¿por qué no?

Por el otro factor importante.

En la antigua Roma, si querían ahorrar algo de su riqueza para el futuro, sólo había un activo disponible para preservar su poder adquisitivo: las monedas de oro y plata, que componían su oferta de dinero.

Hoy en día, si quieres ahorrar algo de tu riqueza para el futuro, lo haces con activos financieros tales como acciones o bonos, y tal vez una pequeña porción del efectivo en una cuenta corriente.

Estos activos altamente líquidos en realidad compiten con el oro y la plata como un lugar para almacenar tu riqueza. Todos estos activos se diluyen entre ellos y rebajan el poder de compra de cada uno.

Así que esa es la respuesta…, la competencia de las monedas fiduciarias y otros activos financieros. En la antigua Roma había sólo un lugar para almacenar su riqueza… Hoy en día hay miles de activos.

Las ganancias en el poder adquisitivo que el oro debería haber tenido debido a que el hombre se ha hecho mucho más eficiente en la fabricación de cosas, se han compensado casi exactamente por activos financieros líquidos alternativos en los que almacenar esa riqueza.

Los activos financieros mundiales altamente líquidos (que excluyen todos los bienes inmuebles, toda empresa que no cotiza en una bolsa, y derivados) suman alrededor de 230.000.000.000.000 $. El total de moneda del mundo, incluyendo los depósitos bancarios, es de alrededor de 50 billones de dólares.

Así que eso es un gran total de 280 billones de dólares en activos líquidos. Eso es 40.000 $ de riqueza por persona en el planeta, almacenada como dígitos en los equipos informáticos.

Hoy en día, el oro en grado de inversión (monedas y lingotes) en poder del público totaliza alrededor de 1.100.000.000 de onzas y hay alrededor de 7,1 millones de personas en el planeta. Eso supone 0,15 oz de oro por persona.

A los precios de hoy en día es alrededor de 200 $ dólares en oro por persona.

Si se incluyen las reservas oficiales, como el oro del banco central, se obtiene alrededor de 400 $, y si se incluye todo el oro extraído, incluyendo cosas como joyas y objetos religiosos…, en otras palabras, todo el oro extraído en la historia, se obtiene unos 800 dólares como valor en oro por persona.

Eso es… Eso es todo.

Con la tecnología, la maquinaria y la energía superbarata nos hemos vuelto una y mil veces más eficientes en la producción de cosas, y, al mismo tiempo, hemos creado miles de formas más para guardar nuestra riqueza.

Si no fuera por todas esas monedas en competencia y los activos financieros alternativos, el oro podría comprar muchas, muchas más cosas.

Pero aún con toda esta competencia, debido a las mejoras en la eficiencia, la onza de oro debería comprar trajes para 10 hombres en la actualidad. Y si las monedas fiduciarias fallaran (como siempre lo han hecho), entonces deberían comprar un centenar o un millar de trajes.

Entonces, ¿qué pasará con los activos financieros alternativos cuando llegue la inevitable caída del mercado que acecha en el futuro?

El valor de estos activos financieros fiables de repente se evaporará, al igual que lo hicieron en la crisis del 2008 aquellos con calificación AAA respaldados por hipotecas.

¿Qué ocurrirá con las monedas fiduciarias en la crisis monetaria que viene?

Todas las monedas se convertirán en patatas calientes que nadie quiere, haciendo que los activos tangibles, como el oro y la plata, suban de precio hasta la luna.

De cualquier manera, el oro va a poder comprar muchas más cosas que ahora en algún día del futuro cercano.

Así que usted tiene 40,000 $ dólares en riqueza por persona almacenada en activos líquidos alternativos en comparación con solo 200 $ por persona en oro de grado de inversión.

Eso es una relación de 200 a 1. Eso significa que en una crisis, si sólo el 10 % de la riqueza invertida en esos activos alternativos se pasará al oro, su precio podría aumentar 20 veces.

La moraleja de la historia es… si desea comprar 20 trajes, zapatos y cinturones en unos años a partir de ahora… compre una onza de oro hoy.


2.- Resumen de las razones 10 a la 3… todo está sucediendo al mismo tiempo y es global.

Desde 1971 todas las monedas del mundo son fiduciarias al mismo tiempo… y todas las monedas fiduciarias de la historia han fracasado.

Los bancos centrales del mundo están creando al mismo tiempo moneda fiduciaria en una escala suicida nunca antes imaginada.

Cada 30 ó 40 años, el mundo tiene un nuevo sistema monetario, pero por primera vez vamos a hacer la transición de un sistema basado en algo que siempre falla… monedas fiduciarias. Así que, a diferencia de las transiciones anteriores, esta transición será sentida por todo el planeta.

Esta vez hay 10 veces más gente que puede comprar oro, cada uno con 10 veces más monedas, y, en alguna parte, entre 10 y 1.000 veces el número de personas con una mentalidad inversionista. Eso es, entre 1.000 y 100.000 veces más divisas que algún día querrán comprar oro y plata en esta ocasión.

Periódicamente, a lo largo de la historia, el oro representa la totalidad de la moneda que se ha creado desde la última vez que se ajustaron las valoraciones. Esta vez tiene que dar cuenta de una montaña de moneda con una escala que nunca se ha visto antes.

Nos encontramos en un territorio completamente desconocido.

Bienes raíces, acciones y bonos están en burbujas.

Las burbujas de crédito/deuda y derivados amenazan la economía mundial.

Se necesitan años para crear una burbuja, pero sólo unos días o semanas para que explote…, y todas las burbujas acaban por estallar.

En caídas de los mercados y crisis de divisas, las inversiones “fiables” a veces pueden evaporarse.

En la crisis de divisas, caída de la bolsa, o en las etapas finales de un mercado alcista del oro, el miedo es lo que impulsa a los inversores.

Cuando se trata de la codicia y el miedo, el miedo es, con mucho, la más poderosa emoción.

El oro y la plata no han estado en una burbuja durante más de 30 años, por lo que la próxima gran burbuja será de oro y plata… Es su turno.

Hay más cosas por persona que en cualquier otro momento de la historia, pero la misma cantidad de oro.

Las monedas fiduciarias y activos financieros alternativos han diluido el poder adquisitivo del oro y de la plata.

Hay 200 veces más riqueza invertida en activos líquidos distintos del oro.

Si el 10 % de esa riqueza se pasa al oro, su precio podría aumentar 20 veces.

Y eso si sólo es el 10 %. En la crisis que veo venir, el miedo debe conducir mucho más del 10 % del patrimonio líquido del mundo hacia el oro y la plata.

Sabiendo esto, se podría pensar que me gastaría todas las monedas que estén en mis manos en la compra de oro. ¿Por qué no lo hago? Porque la plata está infravalorada en comparación con el oro. Así que uso cada moneda que tengo en la compra de un montón de plata y un poco de oro.

1.- Duermo mejor.

Como he dicho al principio de este artículo, creo que una crisis económica de proporciones históricas se dirige directamente hacia nosotros y no hay forma de evitarla.

Nunca antes, todos los gobiernos del planeta al mismo tiempo, habían establecido las bases para la tormenta económica perfecta.

Creo que habrá una crisis global de moneda fiduciaria que hará que las burbujas en acciones, bonos y bienes raíces estallen simultáneamente.

Esto dará lugar a la mayor crisis económica que el mundo haya visto jamás.

Las cosas podrían ponerse muy mal. Las posibilidades van desde que yo esté completamente equivocado y las cosas se queden más o menos como están, a un colapso económico total y el Armagedón financiero del que nunca nos recuperaremos. Lo peor de la posibilidad del fracaso del sistema monetario es que elevaría el riesgo de disturbios sociales y la interrupción del suministro de alimentos.

Lo creas o no, yo no soy un agorero, pero no creo al gobierno cuando me dice que todo va a seguir bien.

Sí, creo que va a ser el mayor accidente de la historia, pero tengo una gran esperanza. El hombre es una especie asombrosa. Tenemos una capacidad de resistencia, y de adaptarse y recuperarse de cualquier cosa.

¿Cómo me he preparado para estas posibilidades?

He ido acumulando metales preciosos desde 2002. Para mí esto alivia mucho la ansiedad. Y ahora me he comprado una pequeña cantidad de alimentos de emergencia. Encontré un surtido para poder comer como un rey en una situación de emergencia. Le he dado uno de estos surtidos a cada uno de los miembros de mi familia, a mis mejores amigos, y a todos mis empleados. Esto ha aliviado las preocupaciones restantes.

Sí, las acciones y los mercados de bienes reales probablemente caerán, y para aquellos que no están preparados será devastador.

Pero si va a suceder de todos modos, y si no hay nada que pueda hacer al respecto, entonces trato de encontrar la manera de convertir esta catástrofe en la mejor cosa que me ha pasado.

Cuando hablo de una crisis económica, la mayoría de las personas tienen una imagen en su cabeza de los devastados y bombardeados páramos que quedan después de una guerra. No va a ser así. Toda la verdadera riqueza, los edificios, los bienes inmuebles y las fábricas todavía estarán allí…, estarán en venta.

Es cuando las acciones y bienes raíces estén tocando fondo cuando tengo la intención de vender mi oro y plata, y comprar la mayor cantidad de verdadera riqueza que pueda.

Sí, los bancos podrían fallar, pero otros nuevos y más eficientes tomarán su lugar.

Sí, el sistema monetario mundial podría colapsar, pero esto podría ser una buena cosa.

Si pudiéramos hacer que el fraude, el robo y los conflictos de intereses ilegales en el sector bancario y el sistema monetario, y, si dejamos el mercado libre solo sin manipularlo y meterse con él, rápidamente nos proporcionará un nuevo, eficiente y estable sistema monetario honesto que aumentaría la prosperidad y calidad de vida para todos nosotros.

Como he dicho muchas veces… hay breves momentos en la historia en que la clase de activos más seguros, el oro y la plata, que son el refugio seguro para proteger la riqueza en los últimos 5.000 años, al mismo tiempo se convierten en la clase de activos con las mayores ganancias potenciales en la preservación del poder adquisitivo. Creo que estamos en uno de esos episodios en este momento, y el comportamiento del oro y la plata en los últimos doce años ha demostrado que estoy en lo correcto.

En períodos de crisis, el oro y la plata son la clase de activos que supera en prestaciones a todos los demás. Esta década será testigo de la mayor crisis financiera de la historia. Eso significa que también será la mayor transferencia de riqueza de la historia. Y eso significa que es la oportunidad más grande de la historia.

¿Cómo duermo por la noche? Muy bien, gracias».

Hasta aquí la traducción de Maloney, desde mi punto de vista esto nos hace recapacitar, por lo menos a mí si que me hace, sobre la importancia de lo que estamos haciendo en Karatbars, tenemos el producto perfecto para protegernos de la tormenta perfecta que estar por venir.

Como dice Maloney, si todas estas predicciones se cumpliesen, quien tuviese oro y plata en su poder estaría en posición de crear riqueza real convirtiendo su oro y su plata en dinero para invertir.

Estamos en la mejor opción de negocio que jamás se ha llegado a crear, un negocio que nos permite prepararnos de las inclemencias del sistema y sobre todo tenemos en nuestras manos la herramienta perfecta para poder crear riqueza el día de mañana.

No lo dudes, cambia una parte de tu dinero por oro para que mañana puedas convertir tu oro en riqueza.

TARJETAS DE COLECCIÓN LIMITADAS OFICIALES MOTO GP.

Un paso más de Karatbars International con el mundo del deporte y la alta competición, ahora con MotoGP, la disciplina rey del mundo de la moto.

tarjetas coleccion motoGP

Este es un producto de colección exclusivo a nivel mundial, un producto oficial y estrictamente limitado a 1000 tarjetas por cada uno de los 3 modelos.

Se trata de las nuevas tarjetas de colección de la categoría reina del mundo de la moto…

Tarjetas de Colección MotoGP – Edición limitada estrictamente a 1000


MotoGP™ es el Campeonato del Mundo de motociclismo más importante, con una temporada que integra 18 Grandes Premios que se celebran en 13 países, cuatro continentes y con una cobertura televisiva global.

En el campeonato mundial de MotoGP™ compiten los pilotos de 10 nacionalidades con más talento del mundo que se miden en parrilla sobre la tecnología más avanzada de 5 fabricantes; Aprilia, Ducati, Honda, Suzuki y Yamaha.

Organizado por la Federación Internacional de Motociclismo (FIM) en 1949, MotoGP™ entra este año en su 66ª edición.

Se trata del campeonato mundial de motor más antiguo que se disputa actualmente.

Llamado anteriormente `500cc´, el Campeonato del Mundo inició una nueva era en 2002, cuando la modificación de su reglamento permitió la participación de motos con motores de cuatro tiempos y 990cc.

En la temporada 2007, las máquinas de MotoGP™ pasaron de utilizar motores con una capacidad de 800cc y a partir de 2012 los motores volvieron a tener una capacidad máxima de 1000cc.

MotoGP™ está gestionado desde 1992 por Dorna Sports, la compañía que posee sus derechos comerciales, con la supervisión de la FIM.



El
MotoGP™ tiene un rico pasado, con Grandes Premios celebrados en todos los puntos del globo durante las 65 ediciones precedentes.

Más de 2,4 millones de personas cruzaron las puertas de los circuitos para ver la acción en directo en 2012.

Italia, Gran Bretaña, España, Estados Unidos y Australia son algunos de los países que totalizan un mayor número de victorias y títulos.

Además de la categoría reina, existen otras dos categorías que forman parte del Campeonato del Mundo ‘MotoGP™’. Moto3™ (la antigua categoría de 125cc) y Moto2™ (ex 250cc) son campeonatos independientes que celebran sus carreras en cada Gran Premio, por lo que al final de cada temporada se coronan tres nuevos campeones mundiales.

Tres Tarjetas de Colección EXCLUSIVAS a Nivel Mundial


Karatbars International, en unión con Dorna Sport lanza 3 tarjetas de colección espectaculares oficiales del campeonato del mundo MotoGP™.

Las tarjetas de colección MotoGP™ son producto oficial y están limitadas estrictamente a 1000 tarjetas por cada una de ellas.

Desde mi punto de vista, estas 3 tarjetas son de los productos más bonitos que tenemos en nuestro portafolio.

Este producto es excepcional para apoyar tu promoción de tu negocio ya que te abre miles de puertas y las enseñas.

Además, el Campeonato del mundo de MotoGP™ mueve cientos de miles de personas al rededor del mundo, la afición por el MotoGP™ realmente es espectacular.

Con este producto puedes abrir muchísimo mercado si lo aprovechas correctamente.

Si a habido un producto importantísimo de tener en nuestro catalogo de productos para mostrar, este puede ser el producto estrella.

No te permitas el lujo de perder la oportunidad de incorporar estas 3 tarjetas a tu catalogo de muestra de productos.

Llévalas siempre encima cuando vayas a hablar de tus productos.

Convierte este producto en una herramienta.

Pide las tuyas antes de que se agoten.

¿A quién puedes mostrar esta «herramienta»?


A todo aficionado al MotoGP™ (el 70% de la gente que respira a tu alrededor).

Sólo tienes que darte una vuelta por bares y cafeterías cualquier domingo en el que haya un campeonato MotoGP™ para ver el potencial de este producto.

Llévalas encima, crea la conversación y muestra el producto, esto hará que crees nuevos clientes y nuevos afiliados.

Ya tienes un producto que todo el mundo quiere de algo que todo el mundo conoce, aprovéchalo.

Ya tienes algo de que hablar con todo el mundo, saca el tema de la carrera del domingo durante la semana con todo el mundo que hables y dirige la conversación hacia las tarjetas de colección para mostrarlas.

Características de Las Tarjetas de Colección MotoGP™


– 3 modelos espectaculares, exclusivos y limitados.

– La parte trasera de las tarjetas son exactamente iguales con el trofeo MotoGP™.

– Lingote de oro fino de 24 kilates, 999.9 milésimas de pureza procedente de una productora de oro certificada por LBMA.

– Sistema de seguridad ADN antifalsificación.

– Laminado especial de seguridad antiralladuras.

– Tamaño de una tarjeta de crédito.

– Producto oficial MotoGP™.

– Recibes este limitado producto con su certificado de autenticidad.

– Edición estrictamente limitada a 1000 tarjetas.

Modelo 1

Modelo 2

   

Modelo 3

Parte trasera de los 3 modelos

 

El Gobierno necesita 22.000 millones para salvar a la Seguridad Social del colapso.

Tres pagas. Eso es lo que queda del Fondo de Reserva de la Seguridad Social. El Gobierno estudia fórmulas. Por ejemplo, pagar pensiones de viudedad y orfandad con impuestos

el-gobierno-necesita-22-000-millones-para-salvar-a-la-seguridad-social-del-colapso

Lo que hace pocos trimestres era una previsión de la Autoridad Fiscal Independiente pronto se habrá convertido en una realidad. El Fondo de Reserva de la Seguridad Social se acabará en 2018. Es decir, en apenas año y medio la hucha de las pensiones se quedará sin fondos. La causa tiene que ver con el abono de las pagas extraordinarias a los pensionistas, que consume cada seis meses (en diciembre y julio) más de 8.500 millones de euros. Y los ingresos por cotizaciones sociales no son suficientes para hacer frente a las obligaciones de pago.

Después de la retirada de 8.700 millones el pasado viernes, el Fondo de Reserva cuenta con una dotación de 25.176 millones, lo que supone que hay dinero para pagar la extra de navidades de este año y las dos de 2017. A partir de 2018, solo una aportación extraordinaria del Estado podría hacer posible que la Seguridad Social pueda hacer frente a sus compromisos.

(Fuente:  Autoridad Fiscal Independiente)
(Fuente: Autoridad Fiscal Independiente)

Y la fórmula que baraja el Gobierno -que ya fue sugerida hace un año durante la presentación del proyecto de ley de Presupuestos 2016- es‘descargar’ de las cuentas de la Seguridad Social los más de 22.000 millones de euros que ahora destina a pagar las pensiones de viudedad y de orfandad, y que no tienen el carácter de contributivas. Es decir, que se abonan sin que haya correspondencia con lo cotizado por el beneficiario.

Se trata, como es obvio, de una cantidad muy elevada (dos puntos del PIB) que el Gobierno tendría que cubrir vía impuestos, y ese es, precisamente, el problema. El margen presupuestario es nulo. Máxime cuando España todavía tiene que hacer frente a un recorte adicional de más de 8.000 millones de euros que exige Bruselas para cumplir los objetivos de déficit.

Hay que tener en cuenta que el 25% de las pensiones son de viudedad, y el 3,6%, de orfandad. En números absolutos, eso significa 2,37 millones de pensiones de viudedad y 347.376 de orfandad. Las pensiones de viudedad cuestan cada año al sistema (por 14 pagas) 20.510 millones de euros, mientras que las de orfandad, 1.764 millones. En total, 22.274 millones de euros.

Bloqueo institucional

El Gobierno tenía la intención de llevar este asunto a la Comisión del Pacto de Toledo, pero el bloqueo institucional que se ha producido desde el pasado 26-J lo ha hecho inviable. El resultado es dramático para la Seguridad Social, agobiada presupuestariamente por la pérdida de más de dos millones de cotizantes desde el comienzo de la crisis económica, pero también por los bajos salarios (que reducen las bases de cotización) y por la generalización de las tarifas planas que merman la recaudación. La Seguridad Social, además, sufre por la baja inflación, que produce un fuerte desfase entre lo cotizado (las bases de cotización no suben) y lo pagado a los nuevos pensionistas, cuyos ingresos son sustancialmente superiores a lo que percibían quienes causan baja por fallecimiento.

(Fuente:  Autoridad Fiscal Independiente)
(Fuente: Autoridad Fiscal Independiente)

Y es que los problemas financieros de la Seguridad Social nada tienen que ver con una situación coyuntural. El propio Gobierno prevé que este año el sistema público de pensiones registre un déficit equivalente a 1,1 puntos del PIB (cerca de 11.000 millones de euros), mientras que en 2017 lo previsto es un desequilibrio equivalente al 0,9% del PIB. En 2018, el déficit será del 0,8% del producto interior bruto y en 2019, de 0,7 puntos. Es decir, ni siquiera la recuperación de la actividad económica, con la creación cada año de más de 400.000 puestos de trabajo, será suficiente para equilibrar las cuentas de la Seguridad Social. Ni siquiera este año, cuando la economía crecerá en el entorno del 2,7%.

Según Carlos Bravo, responsable de protección social de CCOO, el incremento registrado en los ingresos por cotizaciones sociales (2%) queda en realidad muy lejos del objetivo previsto por el Gobierno en los Presupuestos Generales del Estado (PGE).

De hecho, los ingresos por cotizaciones sociales (derechos reconocidos) registran una recaudación acumulada al mes de abril de 4.305 millones de euros menos (-12,24%) que lo inicialmente previsto para este periodo en los PGE. Una desviación, sostiene Brazo, que es “incluso más alta que la ya registrada en 2015”.

El Gobierno, como se recordará, decidió suspender los límites de utilización que prevé la Ley del Fondo de Reserva de la Seguridad Social, un 3% anual del gasto en pensiones y de gestión de las mismas, lo que le ha permitido consumir cuantías muy por encima de las que inicialmente se previeron cuando se creó el Fondo que, en última instancia, están contribuyendo a su agotamiento prematuro.

elconfidencial.com