Las siete razones por las que hay que invertir en oro en este 2018.

Las siete razones por las que hay que invertir en oro en este 2018

lingotes de oro en suspension

Las siete razones por las que hay que invertir en oro en este 2018.

El precio del oro ha subido un 12% en 2017 y ha cerrado el año subiendo, hasta superar de nuevo la barrera de los 1.300 dólares la onza. Las previsiones de diversas entidades financieras y consultoras dan por hecho que la tendencia va a continuar en 2018, que será un buen año para los inversores en oro.

Sumándose a esta tendencia, el experto en metales preciosos Jeff Reeves ha publicado en Market Watch las que, a su juicio son las siete razones que pueden convencer a los inversores para depositar su confianza en el oro en este 2018.

1. El oro ha alcanzado un nuevo suelo

Según Reeves, hace mucho tiempo que el oro no pinta tan bien: ha alcanzado los 1.350 dólares la onza en varias ocasiones durante los últimos años y se ha mostrado bastante estable, entre 1.200 y 1.250 dólares, cuando ha bajado de esos máximos, en el pasado mes de septiembre.

En su opinión, faltaría romper la resistencia hacia arriba, pero el hecho de que los mínimos hayan subido hasta los 1.200-1.250 ya es, de por sí, una buena noticia. “Y con los recientes movimientos por encima de los 1.300 dólares, hay muchas posibilidades de que ese nivel siga subiendo”, señala Reeves.

2. Buen momento a corto plazo

El precio del oro ha subido alrededor del 6% en los últimos seis meses, una revalorización inferior a la del índice S&P 500 (que mide la capitalización bursátil de las 500 empresas más importantes de EEUU) en el mismo periodo, que fue del 11%, pero aun así destacable. Y desde la caída que sufrió en el mes de diciembre, el precio ha subido más de un 5% en apenas unas semanas, mientras que el S&P casi no se ha movido.

3. Rotación de activos

Los inversores en bolsa se muestran muy optimistas por la excelente racha que han atravesado en 2017, pero es habitual que los traders ya estén buscando nuevos destinos para la inversión, ahora que los mercados ya han descontado la aprobación de la reforma fiscal en Estados Unidos y que la fiebre de las acciones está pasada de moda.

Los inversores cortoplacistas siempre están buscando nuevos objetivos, una vez que han alcanzado los anteriores, y el nuevo año parece el momento ideal para abandonar los mercados de capitales e invertir en otros activos, como el oro.

4. Fuerte demanda global

El aumento de la demanda global de oro va a suponer un importante impulso para el oro en 2018. En la India, segundo mayor consumidor mundial de oro, las importaciones de este metal crecieron un 67% durante 2017, un dato que invita al optimismo. Respecto a China, el mayor productor y consumidor mundial de oro, la demanda de lingotes creció un 40% en noviembre respecto al año anterior, lo que denota el buen momento.

5. Debilidad de la producción

La producción mundial de oro se ha estancado en 2017 y diversos informes apuntan a que ésta podría haber llegado ya a su máximo histórico, y que a partir de ahora no hará más que descender. Según ANZ, la producción de oro se encuentra en su punto más bajo desde el comienzo de la crisis financiera y los riesgos van a seguir incrementándose.

Entre los principales factores de este estancamiento están los económicos, con la falta de liquidez acechando a diversas compañías mineras, como Freeport McMoRan, que se ha visto obligada a cerrar varias explotaciones que no eran económicamente rentables, debido a las nuevas políticas regulatorias de países como Indonesia o Sudáfrica.

Todo ello provoca que el conjunto de las compañías mineras extraiga cada vez menos oro, lo que debería beneficiar a los inversores en oro a lo largo de 2018.

6. Devaluación del dólar

Existe una relación inversa entre la fortaleza de los precios de las commodities y la divisa estadounidense, ya que el precio de las materias primas se establece precisamente en dólares. Y el dólar está protagonizando una tendencia a la baja. De hecho, el índice dólar (DXY), que compara la divisa estadounidense con el euro, la libra esterlina, el franco suizo, la corona sueca, el dólar canadiense y el yen japonés, se encuentra en su nivel mínimo de los últimos tres meses después de haber caído casi un 10% durante 2017. Una tendencia que va a contribuir a impulsar el precio del oro.

7. Las criptomonedas no son competencia

La apreciación de las criptomonedas durante 2017 no ha sido ha costa del oro: durante el pasado año, el precio del oro se ha incrementado en dobles dígitos, coincidiendo con la extraordinaria subida del bitcoin, lo que indica que no es previsible que los inversores en oro se vayan a dejar llevar por estos activos de moda.

 

Fuente: OroInformación

El precio del oro crecerá de forma sostenida en 2018, según RBC.

Banco Real de Canada

El precio del oro crecerá de forma sostenida en 2018, según RBC

El precio del oro va a experimentar un crecimiento de precio sostenido durante el año 2018 que acaba de comenzar, mientras la inflación crece y disminuye la competencia de los mercados de capitales.

Es la previsión de George Gero, director gerente de RBC Wealth Management, quien ha asegurado a Kitco News que el precio del oro continuará creciendo hasta alcanzar los 1.400 dólares la onza a finales de 2018.

Precisamente durante las últimas semanas del año, el oro ha recuperado el impulso que había perdido, para cerrar 2017 muy cerca del nivel de los 1.300 dólares la onza que ha llegado a superar el pasado año.

En opinión de Gero, este acelerón del oro en el último mes no es una sorpresa, ya que está en línea con los resultados de la encuesta realizada entre los asistentes a la conferencia del International Precious Metals Institute (IPMI), a finales del pasado mes de junio.

Según esa encuesta, el precio medio del oro a cierre de 2017 estaría entre 1.315 y 1.325 dólares la onza, siendo 1.950 dólares la opinión más optimista y 1.010 dólares la más pesimista.

De cara al futuro, desde RBC señalan que es difícil aventurar si el oro va a mantener las ganancias de estos días festivos cuando los traders regresen a principios de enero. Sin embargo, creen que la sobrevaloración de los precios de las acciones va a mantener el interés de los inversores en el oro.

“El principal competidor del oro en 2018 va a ser el mercado de acciones, pero no estamos seguros de si durante este año van a seguir manteniéndose los precios récord de las acciones, por lo que es probable que, con el precio del oro por encima de 1.300 dólares la onza, los gestores busquen diversificar las carteras de sus clientes con oro, apunta George Gero.

Otros de los competidores del oro durante 2018 van a ser los rendimientos de los bonos: “la Reserva Federal se ha mantenido por detrás del mercado de bonos, no liderándolo. Si la curva de rendimientos sigue siendo plana, la Fed no va a ser tan agresiva como se esperaba con su política monetaria durante este año, y eso va a mantener controlados los rendimientos de los bonos”, señala el responsable de RBC Wealth Management.

El oro ha vivido en 2017 su mejor año desde 2010, mientras que los rendimientos de los bonos han cerrado el año en mínimos históricos. Y una curva de rendimentos baja resulta muy positiva para el oro, porque atrae a los inversores.

La evolución del precio del oro en 2018 va a estar marcada también por la evolución de la inflación, que va a determinar si suben los tipos reales (tipos de interés descontando la inflación) o se mantienen en los bajos niveles actuales.

Según Gero, el precio del oro va a subir de forma sostenida en 2018, siguiendo la subida de la inflación.

Fuente: Oroinformación.

El oro alcanza su máximo de tres meses y se sitúa a 1.310 dólares la onza.

El oro alcanza su máximo de tres meses y se sitúa a 1.310 dólares la onza.

lingt de 1 kg de oro

El oro alcanza su máximo que no se veía desde finales de septiembre, continuando la inercia ascendiente del pasado diciembre cuando en las tres últimas semanas del año subió un 4,4%.

La subida del oro está relacionada con el retroceso que está subiendo el dólar estadounidense, que ha sufrido la mayor caída anual desde el año 2003, una situación que ha ayudado a elevar el precio del oro más de un 13% en el año 2017. Si bien algunos analistas técnicos advierten que esta última subida prolongada podría tener una corrección próxima al estimar que puede estar la subida un tanto “sobrecargada”. Sin embargo, como recuerda el analista de Mitsubishi Jonathan Butler “el oro comienza en 2018 en el nivel más alto desde septiembre, y la apertura más alta del año desde 2013”, quien añade que sólo en tres ocasiones anteriores, “el oro abrió el año por encima de los $ 1.300”. Para Butler, las claves en el mercado del oro en este 2018 pasan por el tiempo y la forma en que las economías desarrolladas “puedan normalizar los tipos de interés después de más de una década de generosidad monetaria” o en calibrar correctamente “el impacto a largo plazo de las reformas tributarias impulsadas recientemente por la administración Trump”. También en los niveles de deuda del gobierno de los EE. UU., sin perder de vista “cuando la inflación finalmente comience a repuntar”. En cualquier caso, una mayor debilidad del dólar podría respaldar el oro en el corto plazo. En este sentido, la moneda de Estados Unidos cayó el martes a un mínimo de cuatro meses respecto al euro.

El oro también se ha beneficiado de los análisis técnicos porque ha logrado cerrar por encima de los promedios móviles de 200 días y 100 días en las últimas dos semanas, lo que ha llevado a romper también la resistencia psicológica clave en $ 1,300 el pasado viernes. En este sentido, Jeffrey Halley, analista sénior de mercado de OANDA, advierte de que el oro puede estar sobre comprado y señala el índice RSI de 14 días del spot Gold, que llegó a 72,54 el martes, su nivel más alto desde septiembre de 2017. “El RSI ha sido un excelente indicador de las correcciones de precios a corto plazo en 2017” y un RSI por encima de 70 indica sobrecompra. Además, cree que como la mayor parte de esta notable recuperación se ha producido durante el período de vacaciones, con volúmenes tradicionales diarios promedio mucho más bajos de lo normal, es otro dato que apunta a esta sobrecompra.

 

Fuente: OroyFinanzas

El año 2018 también presenta buenas perspectivas para el oro.

El año 2018 también presenta buenas perspectivas para el oro.

Buen año para el oro

El año 2018 también presenta buenas perspectivas para el oro.

El precio del oro ha subido en 2017, a pesar de la subida de los tipos de interés en Estados Unidos y del buen momento de los mercados de capitales. Y hay motivos para esperar que 2018 sea también un buen año para los inversores en este metal.

En un artículo publicado en el número de diciembre de la revista Gold Investor, del Consejo Mundial del Oro, el jefe de Estrategia de Mercados de este organismo, John Reade, analiza las perspectivas del mercado del oro para 2018.

Según Reade, a pesar de la competencia de los mercados de capitales, de las acciones de las compañías tecnológicas y de las criptomonedas, el año 2017 ha sido muy bueno para el oro, que ha registrado un crecimiento de dobles dígitos en los 11 primeros meses. El hecho de que este crecimiento haya tenido lugar en un año de subidas de tipos y de las bolsas en Estados Unidos es aún más meritorio.

Entre los factores que van a influir en el precio del oro durante 2018, Reade destaca dos que se refieren a la economía de los Estados Unidos: el precio de las acciones y la trayectoria del dólar.

“Creemos que la corriente alcista en el mercado bursátil estadounidense ha reducido el interés de los inversores por el oro a lo largo de 2017. El final de esta tendencia podría reactivar la demanda del metal, señala Reade.

En cuanto al dólar, si en 2017 termina el periodo de varios años de fortaleza de la moneda, “el oro podría provechar un viento de cola que no ha tenido desde el año 2001”, apunta.

Mercado físico

Al margen de los factores que se derivan de los mercados financieros, existen otros que van a determinar la demanda en el mercado físico. Uno de los más importantes es el crecimiento de los ingresos, que presenta una buena perspectiva en 2018.

Por ejemplo, en China, el principal consumidor y productor mundial, el crecimiento previsto para el año que viene estará en torno al 6,4%. Y en la India, segundo consumidor mundial de oro, la economía se está recuperando del shock que supuso la desmonetización de noviembre de 2016, mientras prosigue el proceso de adaptación al impuesto sobre bienes y servicios (GST), que entró en vigor el pasado 1 de julio.

Para 2018 se espera que la desaceleración del crecimiento del PIB del año pasado en la India se modere, conforme los comerciantes y consumidores se adaptan a las nuevas condiciones. De hecho, se espera que éste sea uno de los países con mayor crecimiento económico en 2018, a un ritmo incluso superior al que tuvo en el periodo 2012-2014.

Además de los dos principales mercados mundiales del oro, otros países también están progresando. Alemania, el tercer mercado mundial de lingotes y monedas, y el más importante de Europa, mantendrá su buen momento económico. Y en Estados Unidos, el mercado de joyería (el tercero del mundo en volumen) podría beneficiarse de un crecimiento económico sostenido y un aumento de la confianza de los consumidores.

Cambios estructurales

El artículo destaca también una serie de cambios estructurales en el mercado del oro que, aunque no tengan un impacto directo en el mercado del oro a corto plazo, si pueden suponer importantes novedades a medio y largo plazo.

Es el caso de la posible reforma del IVA aplicado a los lingotes de oro en Rusia, actualmente del 18%, que ha cercenado las posibilidades de crecimiento de este mercado.

Por otro lado, bancos y casas de la moneda de todo el mundo siguen desarrollando nuevos productos en oro respetuosos con la Sharia, lo que va a impulsar el mercado en los países islámicos.

Y en la India, el plan para desarrollar un mercado spot del oro traerá una mayor transparencia, que beneficiará al sector.

Fuente: Oroinformacion

El banco de inversión JPMorgan: el precio del oro brillará a finales de 2018.

El banco de inversión JPMorgan: el precio del oro brillará a finales de 2018

JP Morgan

El banco de inversión JPMorgan: el precio del oro brillará a finales de 2018.

La política de la Reserva Federal estadounidense va a influir en la evolución de precio del oro durante los próximos meses. Una política que, según algunos analistas, va a ser más restrictiva y va a impedir que el oro desarrolle todo su potencial. Según JPMorgan, no será hasta finales de 2018 cuando el oro se sacudirá la influencia de la Fed y su precio comenzará a subir.

Según el informe Global Commodities Outlook 2018 del banco de inversión JPMorgan, el oro promediará un precio de 1.295 dólares la onza durante 2018, con subidas durante el segundo semestre que alcanzarán los 1.340 dólares.

El informe de los analistas del banco norteamericano apunta que el sólido crecimiento económico en Estados Unidos, la caída de los niveles de inflación y las subidas de tipos por parte de la Reserva Federal van a propiciar un aumento de los tipos reales (descontando la inflación) durante el primer y segundo trimestres de 2018, que va a impedir que los metales preciosos sigan subiendo.

Desde JPMorgan señalan que “los precios de los metales preciosos se estabilizarán a mediados de año y comenzarán a subir en el segundo semestre de 2018, siempre y cuando se cumpla la previsión de que la economía estadounidense será más vulnerable a las subidas de tipos, presionando a la baja los tipos reales”.

En opinión de los analistas del banco, la Reserva Federal va a llevar a cabo un total de cinco subidas de tipos de interés en los próximos 12 meses.

La ralentización de los tipos reales que se espera para el segundo semestre de 2018 va a permitir una mayor subida de la plata, cuyo potencial tiende a ser mayor que el del oro en estos momentos. Así, desde JPMorgan pronostican un precio medio de 17,85 dólares la onza para 2018, con medias parciales de 16,32 dólares en el primer trimestre; 16,80 dólares en el segundo; 18,73 dólares en el tercero; y 19,57 dólares la onza en el último trimestre del año.

La ratio oro/plata (que mide el número de onzas de plata que son necesarias para adquirir una de oro) registrará medias de 70/1 durante el segundo semestre de 2018.

La recomendación del banco a los inversores es comprar oro y plata cuando su precio esté a 1.241 y 15,91 dólares la onza, respectivamente.

Respecto al paladio, los analistas del banco creen que seguirá cotizando pro encima del platino durante el primer semestre del año que viene, aunque cederá terreno en el segundo, conforme el precio del platino vaya subiendo hacia finales de año.

Fuente: Oro Información.